Ir al contenido principal

Entradas

Morir queriendo y otros ojalás

Ojalá un para siempre de tus ojos, esos que siempre buscaron refugio en mi.
Ojalá seguir creyendo en nosotros, a pesar de.
Ojalá pasar página, para seguir leyendo, sin perdices, sin finales.
Ojalá el mismo sin sentido por el que aferrarse a todo, el mismo motivo del primer día, el que nos revolucionó.

Si ya me asomé al avismo de tu espalda y no dude un segundo en lanzarme, por todas tus curvas, grabando cada detalle.
Te quise en plena efeméride, desde las primeras cruzadas,  traspasando cada batalla y llegando a tu centro de refugiados, donde habité.
Si nunca me juzgaste a pesar de tener una rebelión de lunáticos en busca de una hipotética explicación,  que ni yo sería capaz de argumentar con sentido común.

Todo fué tan frenético, todo tan tú.
Tan herida y costura a la vez
Tan salida de emergencia por donde huir de este mundo hipersensible.
Con la sonrisa álgida que me entregaste.
Con el sonido de tu boca gritando un te quiero. A solas, donde nacen las mejores obras.

Éramos imperfectos, pero …
Entradas recientes

Perdamos el norte

Dicen que la vida da muchas vueltas
Y las vueltas, mucha vida.

Que todos los caminos llevan a Roma,
y yo sigo recorriendo Venecia.
Y eso que a la tercera va la vencida,
Y ya voy por la cuarta avenida.
Perdido en tus lunares.
Donde más vale tarde que nunca.
asíque desvísteme despacio que tengo prisa.
Que todo lo que sube baja,
Y verte, provoca pendientes.
Siendo tu cintura la única que entiende de vértigos en esta partida.

Cada loco con su tema.
Que ya hemos perdido el norte
Pero diambulo por el meridiano que traspasa tus poros
Así que salga el sol por antequera

Mientras tanto colecciono los tornillos que te faltan cuando ríes sin motivo
Los espejismos que me causan las dunas de tu desierto.
Los sonetos que relatan nuestras noches de bohemia
Hasta el tono de tus pestañas cuando suenan a deshora

Si el tiempo todo lo cura.
Y tu locura,
Da mucha vida.


La chica de catástrofes naturales

La chica que llora mares de tinta
que ningún paleógrafo podría descifrar
La misma que ya no escucha la música que le hacía ponerse ese vestido con el que conquistaba miradas
Que no encuentra el norte, ni si quiera sabe si alguna vez lo conquistó.
La chica que baila con miedo a que la pisen
Que ya no sale de su zona de confort y desconfía de cualquier parada de tren que se le aproxima.
Esa que ahora revela fotos pero no secretos
La misma que cuando entra en su cama se transforma en ansiedad y su techo en depresión.
Y así día si, día también.
Con la de cosas que todavía le quedan por conquistar y se convierte en trinchera.
Y yo como parte de su escuadrón de batallas, me niego a tirar la toalla.
Yo que la conocí con ganas de comerse el mundo
Con las ganas de viajar a cualquier parte del planeta y vivir nuevas experiencias.
Sabiendo que sola se bastaba
Era sus propias alas y volaba segura
Con el escote bajo y la cabeza alta
Con los nudos en las deportivas y no en la garganta
Orgullosa de …

Con tal de verte volar - Miguel Gane

¡Hola! Hoy inauguro esta sección de 'Reseñas' que llevaba un tiempo rondando mi cabeza, porque si, porque me gusta escribir mis propios poemas pero claro tambien me encanta leerlos en otras personas y porque no mostrar un poco de los trabajos de los demás.  Tampoco me quiero basar sólo en poemas, escribiré de libros de otras temáticas, al fin y a al cabo siempre me flipó la originalidad de montar un mundo de fantasía y plasmarlo al resto para que podamos disfrutarlo. 
Y si, se me ha ocurrido inaugurar la sección con el libro de 'Miguel Gane - Con tal de verte volar', ahora que ya está presentando su nuevo libro, soy así, siempre ando a la última (nótese la ironía)
De este libro el cual me compré de casualidad, destacaría muchísimas cosas, pero, pero, lo que más llamó mi atención fué su contraportada con esa frase que dice "Escribo este libro porque no sé fabricar bombas nucleares y, después de todo, algo tendré que lanzarte" sublime. 
Mi poema favorito no lo…

Retales

Mi adicción a sus besos
El ardor de su cuerpo en mi cama
Su roce
Mi piel de gallina
Sus excesos intensos
Mi fiel comedida
Su fauna, su flora
El néctar que enreda
Mi riqueza en sus hábitos
Su ternura
La fe de sus ojos
Mi mirada de hallazgo
Su esencia
La legión que nos rige
Sus pecas a modo de leyes en braile
La monarquía de su cuerpo
Mi rebeldía
Su ropa en el suelo en busca de guerra
Mis balas de fogueo
La daga de sus labios
Su correctivo
El aval de sus noches en casa
Su fábula
Mi quimera
Nuestra vida.



Vendetta #SequenzaUno

Me considero de esos que arrastran la vida a cuestas como en 'up'  De los que se hunden con el barco si se aproxima un iceberg De los que te buscarían en los mares mas profundos
Hasta hallar el tesoro, en la ruta hacia el dorado

Si tengo trazado en mis sueños un mundo ideal
Y no hay príncipe que se me resista
Si soy leyenda en tu espalda
Y capitán de todos sus destinos
Si mataría por batallar guerras en cada una de tus galaxias,
Por coserte mis alas, maléfica
Y que nunca dejes de protegerme de todos mis miedos, 'riddikulus'

Porque quise sacar tu sonrisa y convertirme en tu príncipe Maxwell
Te dí el billete dorado para mi fábrica de versos
Y ahora, exijo Vendetta.



Él y Ella

Él era distópico
Ella, su distopía
Él volaba sobre el nido del cuco
Ella, formaba parte de su psiquiátrico
Él era un enamorado de lo lúdico
Ella, su apuesta más arriesgada
Él sólo buscaba tregua
Ella, le buscaba con las manos en alto
Él se enamoraba de la primera que pasaba
Ella, se quedó
Él pasaba las noches en vela
Ella, velaba por sus noches
Él no creía en la suerte
Ella, hilaba casualidades
Él buscaba excusas para hablarle
Ella, justificaba sus respuestas
Él siempre recordaba aquella noche
Ella, la reinterpretaba cada día
Finalmente Ella terminó abriendo la veda
Y Él, se limitó a cerrarla desde dentro.


Supurando restos de ti

No sabría explicaros como empezó, lo que si sé es que fue inevitable.
Que desde entonces, esta sonrisa tiene culpable.
Y que mereces la pena, así sin rodeos.

Porque enamoras
Enamoras haciendo creer en el amor eterno
Aunque hayamos vivido todos esos barcos hundidos
Tú, me conviertes en submarino
Y ya no hay marea que se nos resista.

Me encantas porque ardes cuando das amor.
Y siempre salgo a deber en cada uno de tus alaridos.
Dando motivos para avivarme.
Uno, por cada verso escrito, otro, por cada uno que te debo.
Si también es amor decir te quiero entre bambalinas, inmersos en pleno incendio.

Así eres tú.
Tan distópica e inusual a lo conocido.
Con tus principios de "a todas".
Tan diligente y llena de vida
Con el monopolio de mi utópica filantropía
Y sin ánimo de lucro
Aferrados a todo lo recorrido y lo que nos queda por recorrer

Si todavía no sé como te lo montas,
Consumes mis miedos y rebosas mi alegría
Haciendo que cunda el pánico
Porque ya todo me sabe a ti
Y no hay quien…

Me adictas

Todo el tiempo esquivando adicciones
Y apareces en plena noche
Cuando todos los gatos son pardos
Con la cama como único testigo
Y me adictas de arriba a abajo.
Calándolo todo.

Con la que esta cayendo ahí fuera
Y yo centrado en tu cintura
Con esas curvas de 'tramo de concentración de accidentes'
Que mis labios fueron víctimas de sus mordiscos, mi espalda de sus uñas y mis cinco sentidos de todas sus tempestades.
Pa' habernos matao'.

Y en esas me enamora,
Me enamora como nunca antes.
Me deja ver esa parte que nunca quiso exponer al mundo y sin embargo, me la ofrece a mí para habitar en ella.
Y acabo explorando todas y cada una de sus manías, hasta hacerlas mías.

Y me pone.
Me pone como nunca antes.
Me lleva hasta el éxtasis, donde el placer se quedaba pequeño.
Trazando en relieve nuestro lienzo.
Y acabamos poniéndolo todo perdido.
Ya hubiera querido Velazquez pintarla desnuda.

Y llega un momento de la vida
en la que todo pesa.
Y ella se tira encima,
Pero arra…

Cuando te faltes, cuando me faltes

Pasen y lean, que a esta invito yo.

Desde que tenemos uso de razón nos proponemos conseguir esas metas, esos caprichos, esos sueños que hacen que le pongamos sentido a la vida.
Le damos vueltas a todo lo que nos sucede.
¿Por qué?
¿Para qué?
¿Hacia dónde?

Y quizás deberíamos preguntarnos menos y respondernos más. Quizás la vida esté para darle rienda suelta y ponerle pasión a todo lo que nos propongamos.
Porque la pasión es un motor que sin ella, no entenderíamos las grandes obras universales.
No entenderíamos porque a pesar de conocerte en plena batalla, sigo acampando en tu tejado.
Ni porqué a base de enredos nos anudamos y a base de excesos nos complacimos.

A los hechos me remito, que el pronóstico sigue siendo estable a pesar del estallido.
Y sigo siendo culpable aun declarando mi presunción de inocencia, que ella me abordó y yo iba desarmado e hizo conmigo todo lo que quiso, señoría.

Ya no importa lo que pase el resto de mi vida si te tengo aquí ahora.
Que el tiempo nos busque ent…

Escalofrío

Fueron unas vacaciones de esas que prometen volver a verte, donde el mar yacía en calma y despertaba lleno de guerra, y estaba ella, tan bonita como siempre, tan guapa como la primera vez que la vi sin ropa con el rimel corrido y exigiendo amor a quemarropa.

Y yo con la piel de gallina, con ese escalofrío del privilegio y la responsabilidad de ser yo, con barra libre de besos y el cartel de no hay billetes a la espalda, porque ella ya lo había recorrido todo.

Le encataba leer en la orilla y yo leerla a ella, ya que siempre fué la mejor de mis historias.

Y allá, dónde todo se torcía, soltaba ápices de amor que enderezaba cualquier día de lluvia.

Nunca olvidaré esas vacaciones, al fin y al cabo, nunca la olvidaré a ella.